martes, 30 de octubre de 2007

La etapa de no descansar

La noche pasada me fuí a dormir en torno a las 12:30, y a las 8:00 estaba despierto. Esto supone 7:30 horas de sueño teórico, qué no está nada mal. Y digo sueño teórico porque en mi habitación, además de mi mujer y yo, duerme una niña de ocho meses que pierde el chupete varias veces a lo largo de la noche (6 la pasada) y despierta a su padre para que se lo busque entre las sábanas y se lo entregue de nuevo.

Muy cerca de allí duerme un niño de 4 años que despertó 2 veces a lo largo de la última noche, reclamando a voz en grito en las dos ocasiones la compañía de su progenitor.

Al final, entre alarma infantil y alarma infantil, transcurre mi descanso intermitente e insuficiente. Lo curioso es que este no dormir se lleva con alegría (y con sueño).

2 comentarios:

Jose dijo...

Amigo, lo que daría por despertarme 7, y hasta 70 veces 7 para ponerle el chupete a mi hija.

Disfruta de ese bebe, es un regalo.

Animo

Estevo Raposo dijo...

Sin duda. Empecé este post ayer a la noche para intentar justificar el por que no actualizaba el blog tan a menudo, pero al final, estaban tan cansado, que no rematé el razonamiento y quedó un poco quejica.