sábado, 7 de julio de 2007

Llevando una contabilidad doméstica

Hasta la fecha, no guardaba ni recibos, ni facturas de teléfono, energía eléctrica, etc. Si la factura o el ticket de aparatos electronicos por eso de la garantía, pero nada más.

Hace poco tiempo, por razones que ahora no vienen al caso, tuve la oportunidad de ver como llevaba todo el asunto de la contabilidad doméstica un compañero de trabajo: un clasificador con anillas, en las que guardaba todas las facturas clasificadas: luz, agua, teléfono móvil y fijo, comunidad de propietarios, etc. A final de año, cambia todo eso para un A-Z, y vuelta a empezar. Me ha dado envidia, así que ya me he comprado la carpetita y un taladrador de dos agujeros para ir archivando cuanta factura reciba.

1 comentario:

Avería dijo...

Yo desde que me independicé que también guardo todas las facturas en un archivador de anillas, más de una vez me ha sacado de un apuro, y me ha sido útil a la hora de localizar algo en particular.