martes, 20 de febrero de 2007

El síndrome del príncipe destronado

Con esto de la segunda paternidad, me he quedado unos días en casa (vacaciones, que el tan cacareado permiso de paternidad de quince días de momento es propaganda). Esto lo había decidido hace meses con el único objetivo de prestarle atención a mi hijo mayor (3 años y medio que tiene la criatura) y hacerle más fácil pasar el trago de tener que aceptar en su casa a un pequeño ser acaparador de la atención y cuidados que él tanto necesita.

Lo que le pasa a los niños cuando llega un hermanito, lo llaman por ahí "síndrome del príncipe destronado", y parece ser que se puede evitar haciendo al mayor partícipe de la responsabilidad de criar al pequeño, y prestándole mucha atención. En este sentido, las visitas de familiares y amigos que vienen a conocer al recién nacido, no tienen por que participar de la sensibilidad de los padres para con el hijo mayor, y pueden volcarse única y exclusivamente con el bebé, hay una frase vacuna para este mal, que me recetó un familiar:
Han venido a verte porque has tenido un hermano pequeño, y eso te hace muy importante.

Modo de empleo: pronunciar en voz alta cada vez que llegue una visita, dirigiéndose al hermano mayor, pero de forma que la visita lo escuche.

3 comentarios:

Otháner dijo...

Woa, nunca había pensado en esa forma.. Soy hijo único, y aún no tengo la dicha de ser padre..

Siempre que pensaba en la forma de solucionar los ataques de celos en los hijos mayores lo único que se me ocurría era hacerlo partícipe del cuidado del nuevo integrante, pero pienso que no es suficiente...

Has escrito un gran consejo, que guardaré para cuando llegue el momento...

Saludos..

Anónimo dijo...

yo tengo dos hijos uno de 4 años y otro de 6 meses. Cuando nació el pequeño, al mayor le hicimos participe del nacimiento, del cuidado del bebe, le dejamos que le escogiera el nombre, le compramos un regalo y le dijimos que se lo había traido su hermano. Le enseñamos fotos de cuando era bebe para que supiera que también a él le cuidadmos de igual manera, a pesar de todos esos "cuidados" el mayor está nervioso, se come las uñas, está más sensible, ha tenido un "retraso" en el habla, creo que es un largo camino y nos queda mucho camino que recorre............

manolo dijo...

también sucede que los padres pueden hacerlo a propósito, deliberadamente sobreprotegen a un hijo en especial con el fin de molestar a los demás o a uno en específico. Y no necesariamente cuando se es pequeño sino en adultos también (o tal vez principalmente porque es cuando uno se va haciendo adulto cuando trata de ser independiente y de intentar lo que a uno le interesa).

Pueden hacerlo cuando el hijo a molestar no ha querido ser lo que sus padres querían que fuera o porque no es sumiso. Le dan todo el apoyo al hijo 'sustituto' y al otro lo dejan a su suerte. Entonces pueden decir: "miren, este hijo que hizo lo que nosotros queríamos le va bien, y como es un producto de nuestro método entonces nosotros somos buenos padres, y al otro que no se quiso amoldar le va mal por no seguirlo".

Esto aún cuando el sustituto no haya hecho nada por lograr lo que tiene sino solo recibirlo de sus padres. Y cuando al otro lo dejaron sin apoyo.

El método en sí es una muestra de que son malos padres.