martes, 25 de septiembre de 2007

Un chupete fluorescente

Después de haberme despertado la noche pasada más de 10 veces con el único propósito de devolver a mi hija pequeña el chupete que había perdido, pasando cada una de esas veces bastante tiempo buscando en la oscuridad de su cuna el chupete perdido, llegué a la conclusión de que tendría que haber chupetes fluorescentes, y efectivamente, los hay. Algún padre o madre que habrá pasado más de una noche como esta que ahora relato, tuvo la feliz idea de hacerlos.

Como buscando chupetes de este tipo, acabé en un blog, enlazo direcamente a él.

2 comentarios:

M!~ dijo...

Deberían de haber chupones con chips integrados para su localización en caso de extraviados.

¿Y sí tu hija se lo comió?

Yo me comí uno y mira como quede xD

Saludos.

Estevo Raposo dijo...

Si los efectos secundarios de comerse un chupete son acabar escribiendo un blog en wordpress, creo que podría soportarlo. ;)